jueves, 23 de marzo de 2017

LA IMPORTANCIA DE RECUPERAR EL ALCÁZAR DE BAEZA


Encuentro entre el Emir Baezano y Fernando III


Los calatravos, con Fernando III, tomaron parte como fuerza de choque en Baeza. En 1225, en virtud de un pacto, el emir de Baeza, Al-Bayassi, entregó Martos, Jaén y Arjona (entre otros)  a Fernando III y tres años mas tarde el rey la entregó a la Orden de Calatrava.



Álvaro Perez de Castro "el Castellano" desempeñó la tenencia de las fortalezas de Martos y Andújar entre el 5 de septiembre de 1225 y el 16 de enero de 1227, fecha en la que deja de aparecer como tenente de las fortalezas en los documentos regios. 

Fortaleza de Martos en lo alto de la Peña

Recreación virgual de como era la Fortaleza de Martos

Desde el momento en que tomó posesión de la tenencia de ambas fortalezas, Álvaro Pérez de Castro comenzó a realizar incursiones de devastación y saqueo en las tierras que rodeaban sus castillos y que permanecían leales al gobernador almohade de Sevilla, quien reunió un ejército con tropas reclutadas en Córdoba, Sevilla, Jerez de la Frontera y Tejada, y que fue derrotado por Álvaro Pérez de Castro en una batalla campal en la que ocasionó graves pérdidas a los almohades, lo que ocasionó que la mayoría de las villas situadas entre Sevilla y Córdoba, a fin de evitar los ataques cristianos, reconocieran a Al-Bayyasi como a su señor, pues era aliado del rey de Castilla.



Fortaleza de Andujar


El castillo o fortaleza de Andújar fue entregado al rey cristiano en el verano de 1225 por el emir de Baeza Abd Allah Abu Muhammad Al-Bayyasi (El Baezano) y su población musulmana la abandonaría poco después de producirse la muerte de éste.

Andújar será la primera de todas las ciudades andaluzas en ser ocupadas por Fernando III y recibir en el año 1226 a los nuevos pobladores cristianos llegados del reino de Castilla.

Diez años mas tarde, en verano de 1236 se conquistó Córdoba y mas tarde Sevilla.

Conquista de Córdoba. Año 1236



Conquista de Sevilla. Año 1247/48

Abd Alláh ben Muhammad al-Bayyasi (اﻟﺑﻴﺎسي) fue un noble almohade natural de Bayyasa (actual Baeza) que se alzó en contra del califa Al-Adil, nombrándose emir de Baeza. En 1224 llegó a controlar gran parte de las actuales provincias de Jaén, de Córdoba y la zona fronteriza del sur de Badajoz y Ciudad Real.


Imagen de Al-Bayassi (Imagen recogida de una publicación norteamericana)


Al-Bayyasi se vio defraudado y en Córdoba tomó la decisión de nombrarse emir independiente en 1224. Comenzó a conquistar tierras y se le sumaron nuevas poblaciones, entre ellas su natural Baeza, así consiguió abarcar un amplio territorio que comprendía las actuales provincias de Jaén, Córdoba, Badajoz y Ciudad Real. El califa respondió mandando a su hermano Abu-l-Ula, que reconquistó todas las plazas menos Baeza, donde se refugió al-Bayyasi y se rindió. Ese mismo año se volvió a nombrar emir, esta vez en Baeza, y desde esta plaza comenzó la nueva conquista de las tierras que le habían arrebatado. Ya que no tenía apoyos en el mundo islámico, los buscó en el cristiano, y así entró en contacto con Fernando III "el Santo", rey de Castilla. Juntos participaron en los ataques a Quesada y Jaén, e hicieron frente a un nuevo ataque califal sobre Baeza que fue atajado a cinco millas de la ciudad.

Escudo de Al-Bayyasi


Al-Bayyasi cedió algunas plazas fronterizas como Salvatierra, Burgalimar o Capilla a Fernando III a cambio de que este le proporcionase recursos para atacar Sevilla y llevar a cabo su venganza. 

Castillo de Burgalimar (Baños de la Encina)






Algunos historiadores sitúan en este castillo de Burgalimar, el lugar donde se reunieron el emir Baezano y el Rey de Castilla Fernando III para establecer su alizana.

De esta forma partió al-Bayyasi en 1225 desde Córdoba con un poderoso ejército con el que asedió la ciudad de Sevilla y se adueñó de todas las fortalezas del Aljarafe sevillano, obligando al califa al-Adil a huir cruzando el Estrecho. A fin de evitar los ataques cristianos, la mayoría de las villas situadas entre Sevilla y Córdoba reconocen a Al-Bayyasi como su señor, pues era aliado del rey de Castilla.1 Satisfecho por sus nuevas conquistas y su gran influencia, al-Bayyasi se retiró a Córdoba. Allí, una revuelta popular provocada por su amistad con los cristianos lo obligó a dejar la ciudad y buscar refugio en el castillo de Almodóvar del Río, donde subiendo la cuesta del alcázar fue muerto a manos de su visir Ibn Yaburak (que había sido sobornado por Abu-l-Ula).2 El visir llevó la cabeza de al-Bayyasi a Sevilla y reclamó a Abu-l-Ula la recompensa que le había prometido, pero este lo acusó de traición por haber asesinado a su emir y lo ajustició. Esto ocurría en el año 1226.

Fernando III El Santo

        
Al llegar a oídos de Fernando III la noticia de la muerte de su amigo, tomó bajo su protección al hijo de este, Abd al-Mon, lo educó junto a sus hijos y lo llevó a la conquista de Sevilla en 1248. Allí en su mezquita mayor, ahora consagrada en catedral, Abd al-Mon fue bautizado en la fe cristiana, siendo su padrino el propio rey don Fernando y recibiendo el nombre de Fernando de Adelmón (apellido que aún existe hoy en día).

Catedral de Sevilla




He de ahí la importancia de la colaboración que mantuvo el emir Baezano con Fernando III para la reconquista de Andalucía, un hecho que ha sido omitido en muchas ocasiones en incluso por recientes series de televisión. 

Es por ello, que teniendo estos hechos por ciertos y dada la importancia que Baeza tuvo en la reconquista, se hacce mas que evidente "rescatar" las ruinas del cerro del Alcázar por pocos vestigios que queden del mismo pues su historia y trascendencia en la reconquista de Andalucía bien lo merecen.


Alcázar de Baeza








Fuentes:

La Conquista de Andújar. Su integración por la Corona de Castilla. Autor: Gonzalo Martínez Díez
https://es.wikipedia.org/wiki/Al-Bayyasi

http://totalwar-ar.wikia.com/wiki/Abd_Allah_ibn_Muhammad_al-Bayyasi 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOPE RUIZ DE BAEZA, PRIMER ALCAYDE DE LA CIUDAD DE BAEZA

Fue muy valido del Rey Santo, y hállase haberle heredado en el Algarbe de Baeza y héchole merced de las villas de Bailén y de Laguard...